PERSONAS QUE LES GUSTA EL BLOG

martes, 13 de diciembre de 2016

LAS 7 DECISIONES QUE MARCAN TU FORMA DE SER. RECONÓCELAS EN TU FIRMA.




La firma es una producción gráfica personal, única e irrepetible que representa al individuo en sociedad y que legalmente es el sello autógrafo representativo de nuestra condición de agentes morales, decidiendo asuntos de carácter relevante; en efecto, cuando firmamos, decidimos muchas cosas: visamos, pagamos, autorizamos, rechazamos, accedemos, nos comprometemos, declaramos; es decir, con el sólo hecho de firmar, nos hacemos responsables ante la sociedad de nuestras acciones y decisiones.
Esta creación gráfica, es entonces, el signo que en sociedad nos representa y que consigna quién es la persona que firma. Dicho en otros términos, es una manifestación gráfica que en miniatura simboliza quienes somos, lo que decidimos y lo que hacemos.
Desde la perspectiva neuroescritural, cuando se construye una firma, el sujeto toma decisiones gráficas que son compatibles con sus deseos y gustos personales, es decir, crea una figura que le hace sentido racional y emocionalmente. En este proceso creativo, el sujeto decide el cómo hacerla, decide el tamaño que m{as le apetece, decide la cantidad de impulsos gráficos que la conforman, decide las formas que son de su agrado, decide agregar detalles que la adornan, decide organizar los elementos gráficos de una forma y no de otra; en definitiva, la firma es la resultante de un repertorio complejo de decisiones que pueden ser decodificadas neuroescrituralmente, como si de una evaluación por desempeño gráfico se tratara, es por eso que lo que hayas elegido como firma, dice mucho de tu forma de decidir, de pensar y de la forma particular de administrar los recursos que tienes a disposición y es en base a esta premisa del Sistema Neuroescritural que a continuación te mostraré una pequeña síntesis  de lo que es posible identificar a través de una decodificación neuroescritural de la firma, tal que, te reconozcas a través de las decisiones que en algún momento tomaste y que muy probablemente te siguen haciendo sentido.


DECISIÓN 1: ¿CUÁL ES TU ACTITUD EN LA RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS?

Veamos las posibilidades:


OPTASTE POR LA FIRMA DIÁFANA
OPTASTE POR LA FIRMA ENMARAÑADA.


Tu actitud en la resolución de problemas, es decidir el modo más simple para resolverlos, con disposición facilitadora y simplificadora. En efecto, cuando construiste tu firma, tuviste la opción de crear una figura y elegiste un modelo simple que te hizo sentido, es decir, ante todas las opciones disponibles, seleccionaste la alternativa simple.





Tu actitud en la resolución de problemas, es decidir un modo complicado, poco simple y quizás doloroso para resolverlos. Existe también cierta propensión a magnificar los problemas o darles más importancia de lo que realmente merecen. En efecto, cuando construiste tu firma, tuviste la opción de crear una figura de forma libre y elegiste un modelo complicado y confuso para hacerlo...el problema de aquello, es que te hizo sentido.





DECISIÓN 2: ¿QUÉ TAN EXPANSIVO ERES Y QUÉ ROL DE LIDERAZGO ES MÁS COMPATIBLE CONTIGO?

Veamos las posibilidades:


FIRMA PEQUEÑA
FIRMA MEDIANA
FIRMA GRANDE



≤ de 4 cm de ancho o alto aprox.





Entre 4 a 6 cm de ancho o alto aprox.








≥ a 6 cm de ancho o alto aprox.


Poco expansivo y posiblemente introvertido. Si tuvieras que ejercer un rol de liderazgo, el estilo más compatible sería el horizontal y de consenso, contexto en donde no debas imponer, sino sólo consensuar.
En efecto, cuando construiste tu firma, tuviste la posibilidad de ocupar un espacio en el plano sin restricciones, salvo las que tú te autoimpusiste y decidiste ocupar poca superficie para manifestarte y eso te hizo sentido, lo que implica que elegiste una labor poco vistosa y poco expansiva, por transitividad, es posible suponer que si tuvieras que ejercer un rol de liderazgo en el plano social, repliques esta decisión que has robustecido inevitablemente en el tiempo. 

Moderadamente expansivo. Si tuvieras que ejercer un rol de liderazgo, el estilo más compatible sería el mixto, es decir, horizontal y vertical dependiendo de la situación. En efecto, cuando construiste tu firma, tuviste la posibilidad de ocupar un espacio en el plano sin restricciones, salvo las que tú te autoimpusiste y decidiste ocupar una superficie moderada para manifestarte y eso te hizo sentido, lo que implica que elegiste una labor moderadamente vistosa y moderadamente expansiva, por transitividad, es posible suponer que si tuvieras que ejercer un rol de liderazgo en el plano social, repliques esta decisión que has robustecido inevitablemente en el tiempo.  

Extrovertido y expansivo. Si tuvieras que ejercer un rol de liderazgo, el estilo más compatible sería el vertical, con visión global y estratégica, contexto en el cual podría incluso llegar a comportarte de forma invasivo. En efecto, cuando construiste tu firma, tuviste la posibilidad de ocupar un espacio en el plano sin restricciones, salvo las que tú te autoimpusiste y decidiste ocupar una superficie amplia y en ocasiones incluso exagerada para manifestarte y eso te hizo sentido, lo que implica que elegiste una labor altamente vistosa y muy expansiva, al punto de limitar el espacio blanco sobrante; por transitividad, es posible suponer que si tuvieras que ejercer un rol de liderazgo en el plano social, repliques esta decisión que has robustecido inevitablemente en el tiempo. 




DECISIÓN 3: ¿QUÉ CAUDAL ENERGÉTICO TE CARACTERIZA CUANDO LUCHAS POR TUS OBJETIVOS?

Veamos las posibilidades:


OPTASTE POR UNA FIRMA CON PRESIÓN BAJA
OPTASTE POR UNA FIRMA CON PRESIÓN MEDIA
OPTASTE POR UNA FIRMA CON PRESIÓN ALTA






Poco caudal energético. Es necesario revisar la existencia de algún desbalance bioquímico que propicie esta debilidad  o fragilidad energética. Puedes ser más propenso a elegir actividades que no te exijan mucho desgaste a nivel psíquico y físico. En efecto, cuando construiste  tu firma, la energía que tuviste a disposición te permitió sólo presionar sutilmente y entintar levemente la hoja, lo cual implica que el caudal energético que tuviste e invertirse en esa acción, fue precario y si sigues replicando en la actualidad esa forma de administrar tu energía, aquello sugiere fragilidad y debilidad a la hora de enfrentar desafíos.

Moderado caudal energético. Tu energía es suficiente para decidir invertir poco o mucho, en función de las contingencias. En efecto, cuando construiste tu firma, presionaste la hoja moderadamente, con control y mesura y aquello implica un caudal energético moderado y controlado, lo cual implica que el caudal energético que tuviste e invertirse en esa acción, fue satisfactorio y si sigues replicando en la actualidad esa forma de administrar tu energía, aquello sugiere satisfactoriedad y moderación a la hora de enfrentar desafíos.

Gran caudal energético. Tu energía te habilita para invertir mucha energía en las tareas en las que te involucras.
Algo muy importante, con este caudal energético, debes hacer actividades exigentes, que te permitan implementar el caudal energético que posees, porque en caso contrario, puedes irritarte y estresarte con facilidad. En efecto, cuando construiste tu firma, decidiste presionar la hoja con fuerza y aquello implica un exuberante caudal energético que debes, por una parte, encargarte de evacuar haciendo actividades intensas y por otra parte, controlar para evitar caer en la tensión extrema e irritabilidad.




DECISIÓN 4: ¿CÓMO ADMINISTRAS TU VOLUNTAD Y EMOCIONES AL ENFRENTAR ACTIVIDADES COTIDIANAS?

Veamos las posibilidades:


OPTASTE POR UNA FIRMA DESCENDENTE
OPTASTE POR UNA FIRMA HORIZONTAL
OPTASTE POR UNA FIRMA ASCENDENTE
 







La voluntad puede ser precaria. Un enfoque crítico y un tanto pesimista puede sabotear tu quehacer en las actividades cotidianas. En efecto, cuando construiste tu firma, te hizo sentido que esta callera, es decir, que en el decurso cronológico de izquierda a derecha, la acción de avanzar implicó para ti, ir callendo, lo que se asocia a una voluntad decaída o en descenso.

La voluntad va de la mano con la capacidad de deliberar antes de actuar, al control de las emociones y al predominio de la razón en la cotidianeidad. En efecto, cuando construiste tu firma, te hizo sentido que esta mantuviera la horizontalidad, es decir, que en el decurso cronológico de izquierda a derecha, no hubiera fuga de recursos por desviaciones en el proceso del avance, lo que se asocia a control de la voluntad y de las emociones.

La voluntad y la automotivación son características prototípicas del ascenso. Estás dispuesto a subir cuestas, con voluntad y decisión, aunque pueden catalogarte de idealista. En efecto, cuando construiste tu firma, te hizo sentido que esta avanzara, pero con una dosis adicional de esfuerzo en el proceso, es decir, mientras avanza de izquierda a derecha, además sube paulatinamente, lo que se asocia a control de la voluntad y de las emociones, con la posibilidad de superarse a sí mismo y plantearse desafíos significativos que cumplir.




DECISIÓN 5: ¿CUÁL ES EL NORTE QUE LE DA SENTIDO A LO QUE HACES?

Veamos las posibilidades:


OPTASTE POR UNA FIRMA SINISTRÓGIRA
OPTASTE POR UNA FIRMA VERTICAL
OPTASTE POR UNA FIRMA DEXTRÓGIRA





 



Revisar, comprender desde la génesis el por qué de los procesos. El pasado es parte de tu presente. En efecto, cuando confeccionaste tu firma, decidiste inclinar tus ejes hacia la izquierda, zona que se asocia con el principio de una tabla numérica y también con el inicio de nuestra propia existencia, por tanto, la acción de retroceder hacia el inicio y hacer de tu pasado tu realidad presente, es lo que condiciona tu tipo de intereses y motivaciones. Frase clave: Entender desde la génesis las problemáticas cotidianas.

Evaluar, pensar y reflexionar antes de actuar. El aquí y el ahora. En efecto, cuando confeccionaste tu firma, decidiste que tus ejes no perdieran la verticalidad, dimensión que se asocia con el aquí y el ahora, por tanto, la acción de estar en el presente, es lo que condiciona tu tipo de intereses y motivaciones.
Frase clave: Deliberar en el aquí y en el ahora, con la información disponible.

Ir a la conquista del futuro, avanzar, innovar y atreverte con lo que incluso aún no se prueba. En efecto, cuando confeccionaste tu firma, decidiste inclinar tus ejes hacia la derecha, es decir, avanzaste más allá de la zona del aquí y del ahora, por tanto, esa predilección que te induce a explorar y adelantarte, es lo que condiciona tu tipo de intereses y motivaciones. Frase clave: Avanzar, innovar, vivir el cambio dinámico.




DECISIÓN 6: ¿CÓMO ENFRENTAS EL CAMBIO?

Veamos las posibilidades:


OPTASTE POR UNA FIRMA CON PREDOMINIO DE ÁNGULOS
OPTASTE POR UNA FIRMA CON PREDOMINIO DE RECTAS
OPTASTE POR UNA FIRMA CON PREDOMINIO DE CURVAS









Con mucha autodisciplina, pero con un alto grado de rigidez. En efecto, la forma angulosa que elegiste para construir tu firma, surgió como consecuencia de inflexionar abruptamente la trayectoria del trazado, lo que implica que ante la posibilidad de cambiar el curso de la línea, la reacción es violenta y aguda, lo que te confiere disciplina, pero a la vez exceso de rigidez a la hora de enfrentar y entender los cambios cotidianos.

Con pragmatismo y predominio de la razón. Siempre buscando la opción más simple. En efecto, las rectas que elegiste para tu firma, son expresiones gráficas simples, que en su trayectoria no presentan desviaciones en el cometido de unir dos puntos en el plano, por tanto, la imperturbabilidad es un rasgo distintivo ante el cambio.

Con mucha flexibilidad y capacidad de adaptación, aunque por momentos puede faltarte sentido de urgencia. En efecto, la forma curva que elegiste para tu firma, surgió como consecuencia de inflexionar paulatinamente la trayectoria del trazado, lo que implica que ante la posibilidad de cambiar el curso de la línea, la reacción es pausada y gradual, lo que te confiere flexibilidad pero a la vez posible laxitud a la hora de enfrentar los cambios cotidianos. 




DECISIÓN 7: ¿CÓMO TE ORGANIZAS EN LA BÚSQUEDA DE TUS OBJETIVOS?

Veamos las posibilidades:


OPTASTE POR UNA FIRMA CON TECHO Y BASE
OPTASTE POR UNA FIRMA CON BASE
OPTASTE POR UNA FIRMA SIN BASE










Delimitando y planificando de forma estructurada tu quehacer, autoimponiéndote límites. En efecto, cuando construiste tu firma, te hizo sentido asignarle un techo y un piso, signos que reflejan parte de una estructura que ordena, pero que a la vez limita.

Buscando referencias sólidas y estables sobre las cuales construir. En efecto, cuando construiste tu firma, te hizo sentido confeccionarla asignándole un piso, el cual simbólicamente le da soporte a la acción.

Con seguridad y autominio, arriesgándote incluso cuando no hay seguridad material que te respalde. En efecto, cuando construiste tu firma, te hizo sentido confeccionarla de forma libre, sin delimitaciones restrictivas o normadoras, lo que implica que no utilizaste referencias que condicionaran tu expresión, sólo te manifestaste, sin la sensación de que algo faltara.


Los indicadores neuroescriturales descritos, son una pequeña muestra de un universo de 280 factores gráficos decodificables del texto y de la firma, los que usualmente se evalúan con propósito de construir un perfil psicológico integral, es por ese motivo, que te invito a que leas este artículo, considerando que la información planteada representa sólo una pequeña parte de la teoría del Sistema Neuroescritural.



ESPECIALÍZATE EN NEUROESCRITURA DIAGNÓSTICA. SOLICITA INFORMACIÓN DEL PROGRAMA, VALORES Y CALENDARIO. MATRÍCULA ABIERTA 2019.




viernes, 19 de agosto de 2016

¿INVASIVO O EVITATIVO? QUE TU ESCRITURA LO DIGA POR TI.


Es muy probable que usted lector, haya sentido lo mismo que yo, me refiero a la sensación de ser invadido en el espacio personal. Ese sector, al que el Dr. Giandomenico Lannetti y su equipo del UCL (University College London), denominan espacio peripersonal, corresponde a una especie de nube imaginaria que rodea nuestro cuerpo (sobre todo a nuestra cara y genitales), que cumple el rol de establecer un límite entre la propia intimidad y la del resto del mundo. 
Según los resultados de una investigación dirigida por Lannetti, la mayoría de las personas necesitan que se respete de su espacio íntimo, un entorno de 20 a 40 centímetros alrededor de su cara, sin embargo, un dato curioso que arrojó el experimento, es que quienes sufren síntomas de ansiedad, necesitan aún más espacio.

Cuando leí esta noticia, me pareció muy significativa y concordante con la neuroescritura, por cuanto, existen indicadores gráficos muy precisos que justamente dan cuenta de este fenómeno y para que usted comprenda desde la perspectiva gráfica, cómo es posible advertirlo, empezaré con una pequeña introducción teórica:



Empecemos por la hoja blanca, escenario gráfico necesario para una prueba neuroescritural.



Por lo anterior, tenemos entonces que el desempeño gráfico o escritural en una hoja blanca, simbólicamente expresa la forma particular que tiene el sujeto de manifestarse en el medio en términos de autocontrol, cuando las normas no son explícitas. 


Ahora precisemos de qué forma el sujeto escribiente puede manifestarse de manera escrita.

Comprendamos el alcance e implicancia de los renglones:

Comprendamos ahora a las palabras:



Profundicemos estos dos criterios gráficos:


Cuando el sujeto escribe, el Yo está en acción y pasa por continuas alternancias, en efecto, en su decurso cronológico va construyendo letras que van dando lugar a las palabras, para luego dar paso al renglón, es decir, en su proceso se dirige desde lo microescritural, a lo macroescritural.
Mientras su acción se hace efectiva en cada milímetro avanzado del hilo gráfico, deja también de manifiesto, a través de lo intrazado (principalmente los espaciamientos inter letra, inter palabra e interrenglón), la evidencia de la relación entre un Yo y un no YO.
Por lo tanto, podemos entender al sujeto en su accionar desde la trayectoria gráfica, pero también podemos entender su disposición y reacciones ante la posibilidad de contacto, a través de sus espaciamientos.
El espacio peripersonal o espacio vital, justamente es un fenómeno análogo a los espaciamientos en un cuerpo de escritura, por lo que su estudio arroja indicadores muy certeros de cuánto es el espacio que se necesita para no sentirse invadido, así como de cuadros ansiosos que incrementan la necesidad de espacio.

Veamos algunas aclaraciones gráficas:

EN REFERENCIA AL ESPACIAMIENTO INTER RENGLÓN, QUÉ ESPACIO ES EL ÓPTIMO?:


Bajo el criterio de medición anterior, veremos algunos ejemplos que representan diferentes espacios peripersonales reflejados en el cuerpo de escritura:


Espaciamiento Inter Renglón Satisfactorio: Adecuada disposición ante el contacto ajeno. Respeta los espacios propios y los del resto.  



Espaciamiento Inter Renglón Condensado: Inadecuada identificación del espacio peripersonal propio y ajeno. Puede ser inavasivo en sus dinámicas relacionales.






Espaciamiento Inter Renglón Excesivo: Excesiva necesidad de espacio peripersonal. Posible escrúpulo social o reticencia de contacto. 




Espaciamiento Inter Renglón Irregular: Ambivalencia de contacto. Por momento se aproxima al otro de manera adecuada o invasiva (depende de qué tan condensado pueda estar) y luego transita a un estado de reticencia social.




EN REFERENCIA AL ESPACIAMIENTO INTER PALABRA, QUÉ ESPACIO ES EL ÓPTIMO?:

Bajo el criterio de medición anterior, veremos algunos ejemplos que representan diferentes espacios peripersonales reflejados en los Espaciamientos Inter Palabra:

Del diagrama anterior se extrae:

  • Espaciamiento Inter Palabra Excesivo: Excesiva necesidad de espacio peripersonal. Posible escrúpulo social o reticencia de contacto.
  • Espaciamiento Inter Palabra Satisfactorio: Adecuada disposición ante el contacto ajeno. Respeta los espacios propios y los del resto.
  • Espaciamiento Inter Palabra Condensado: Inadecuada identificación del espacio peripersonal propio y ajeno. Puede ser inavasivo en sus dinámicas relacionales.


CÓMO SE PUEDEN IDENTIFICAR LOS CUADROS ANSIOSOS EN LOS ESPACIAMIENTOS INTER PALABRAS?:

Pues bien, los márgenes o caminos internos, son el indicador distintivo de los cuadros ansiosos, sin embargo, se deben dar ciertas condiciones:

  • Que exista un camino interno compuesto por al menos 3 Espaciamientos Inter Palabras (Véase las flechas rojas en el siguiente diagrama).
  • Deben darse en línea recta u oblicua, pero no serpenteante.
  • Cada Espaciamiento Inter Palabra, DEBE ser excesivo.

    Veamos un ejemplo:


Los indicadores neuroescriturales descritos, son una pequeña muestra de un universo de 280 factores gráficos decodificables del texto y de la firma, los que usualmente se evalúan con propósito de construir un perfil psicológico integral, es por ese motivo, que te invito a que leas este artículo, considerando que la información planteada representa sólo una pequeña parte de la teoría del Sistema Neuroescritural.



ESPECIALÍZATE EN NEUROESCRITURA DIAGNÓSTICA. SOLICITA INFORMACIÓN DEL PROGRAMA, VALORES Y CALENDARIO. MATRÍCULA ABIERTA 2019.




martes, 26 de julio de 2016

EL BENEFICIO DE HACER GARABATOS PARA LA MEMORIA Y EL APRENDIZAJE




¡Interesante investigación científica! Dibujar espontáneamente cuando se desarrolla otra actividad cognitiva, potencia la memoria.


La investigación denominada What does doodling do? (¿Qué implica hacer garabatos?), de la autora Jackie Andrade, se desarrolló sobre un universo de 40 personas que debieron atender una llamada telefónica durante un lapso de dos minutos y medio, con el objeto de que posteriormente recordaran nombres y lugares mencionados en la misma conversación. 

Del grupo investigado, la mitad de los voluntarios ejecutaron garabatos o dibujos inconscientes en una hoja de papel y la otra mitad hizo cualquier otra actividad.


RESULTADOS: Las personas que hicieron garabatos, recordaron un promedio de 7,5 palabras, en tanto que los que no garabatearon, acertaron un 5,8.




AHORA BIEN, ¿BAJO QUÉ EXPLICACIÓN LA ACCIÓN DE EJECUTAR GARABATOS GRÁFICOS PROPICIARÍA MAYOR RETENCIÓN DE DATOS?


  • Que a la hora de ejecutar garabatos mientras se habla por teléfono, existe una profunda transformación de los estímulos y aquello genera un impacto cognitivo en el sujeto, ya que no sólo impera el estímulo de la escucha telefónica en sí, sino que también la opción de dibujar libremente, siendo esta última instancia, la que permitiría reducir el aburrimiento propio de una escucha telefónica no significativa para el sujeto, mediante el ejercicio de una actividad secundaria (la ejecución del dibujo) que baja los niveles de ansiedad y no compite cognitivamente con los recursos de procesamiento verbal que se necesitan para escuchar una conversación.

  • Que la acción de ejecutar garabatos espontáneamente, reduciría la falta de concentración, por el efecto de cargar selectiva y estratégicamente los recursos ejecutivos de memorización, exigiéndole al cerebro hacer una actividad secundaria que implica ritmo y repetición de procesos gráficos. Esta doble función propiciaría la discriminación selectiva de los datos relevantes de la conversación.

En definitiva, la cualidad del cerebro de hacer varias cosas a la vez, lo induciría a reorganizar estratégicamente la información con el propósito de la eficiencia del proceso cognitivo; circunstancia que no dejaría mucho espacio para la desatención o falta de concentración y en el caso particular de la escritura de garabatos, éstos además bajarían los niveles de excitación, neutralizando el equilibrio anímico del sujeto, condición propiciatoria de mayor retención de datos.




Lo interesante de este investigación, es que nuevamente queda de manifiesto que el acto escritural optimiza el uso de nuestros recursos cognitivos.


Una recomendación para los docentes: cuando se celebra una clase y los estudiantes dibujan garabatos inconscientes mientras escuchan, aquello no sería indicador de aburrimiento necesariamente, sino que estarían haciendo uso de una estrategia cognitiva espontánea para retener mejor la información que escuchan...interesante no?

ESPECIALÍZATE EN NEUROESCRITURA DIAGNÓSTICA. SOLICITA INFORMACIÓN DEL PROGRAMA, VALORES Y CALENDARIO. MATRÍCULA ABIERTA 2019.




Bibliografía:
Andrade, J (2009). What does doodling do? Applied Cognitive Psychology. Volume 24, Issue 1, pages 100–106, January 2010. DOI: 10.1002/acp.1561