PERSONAS QUE LES GUSTA EL BLOG

miércoles, 22 de junio de 2016

BENEFICIOS TERAPÉUTICOS DE LA NEUROESCRITURA EXPRESIVA.






La escritura como actividad psicomotriz es altamente compleja, quizás, una de las tareas más difíciles que el ser humano es capaz de aprender y administrar. En efecto, su adquisición implica un proceso cognitivo especializado, que comienza con el reconocimiento visual de las formas de las letras, para luego vincularlas con un sonido característico, que puede mantenerse o cambiar, dependiendo de las combinaciones de cada sílaba. Posteriormente conformamos palabras con significados y acepciones diversas, luego frases, oraciones y párrafos que dan forma a un texto con sentido profundo y significante. Para Flower y Hayes (1981 en Castaño et al. 2004), la escritura constituye una actividad de resolución de problemas con múltiples facetas que no pueden dividirse en momentos estáticos, es decir, la acción de escribir implica resolver desafíos simultáneos y combinados y esta forma particular de resolución de problemas, puede ser entendida como un diagrama de flujo que considera habilidades como la organización, la planificación, la identificación de objetivos, la revisión y corrección del proceso; es por ello, que desde la teoría cognitiva de estos autores, se entiende a la escritura como un proceso que devela el cómo el sujeto piensa, administra y resuelve, con el fin ulterior de comunicar una idea o simplemente expresarse. Dicho en otros términos, las escritura es un tipo de lenguaje complejo, que permite al ser humano expresarse a través de palabras y formas y este modo particular de manifestación, representa al mismo tiempo, la dinámica cognitiva del escribiente.


Lo interesante de este proceso, es que cuando escribimos, requerimos estar concentrados, conectados con esta actividad especializada, porque en caso contrario, es imposible escribir con sentido. ¿Has probado escribir y mantener un diálogo paralelo con alguien?, me imagino que si lo has hecho, no lo has conseguido, ya que, no estamos habilitados neurológica ni cognitivamente para ello. Esto sugiere que para escribir, toda nuestra atención está puesta en esta exquisita actividad.






Esta concentración y conexión pocas actividades la promueven en la vida cotidiana y esta condición es, a mi juicio, el motivo que transforma a este lenguaje en una herramienta inigualable de autoevaluación, específicamente, porque cuando estamos atentos, somos más conscientes de lo que hacemos y podemos valorar con mayor nitidez lo que hemos venido haciendo.  Veamos por qué: Cuando utilizamos la escritura para expresar ideas y emociones de nosostros mismos, necesitamos estar concentrados para plasmar una idea significativa y cargada de emociones. Luego, cuando leemos lo escrito (actividad que ocurre de manera prácticamente simultánea), observamos desde afuera nuestro propio guión y esa perspectiva facilita la valoración objetiva de lo expresado, ya sean experiencias, emociones y sensaciones, lo que indudablemente permite una autoevaluación consciente.

Desde la perspectiva del Sistema Neuroescritural, la escritura es concebida como una actividad psicomotriz compleja, que se evidencia en un orden, formas y administración de recursos gráficos específicos en un soporte. En su decurso ejemplifica el funcionamiento cognitivo del escribiente, por tanto, se considera una herramienta de autoevaluación consciente, dado que permite al escritor, mirar y valorar desde afuera las estrategias cognitivas que están a la base de sus propias decisiones (Si quieres profundizar en esta explicación, lee el artículo: http://sistemaneuroescritural.blogspot.cl/2015/04/quieres-potenciar-tu-inteligencia-pues.html


Dicho lo anterior, la escritura en su dimensión expresiva y gráfica, manifiesta tanto en la forma como en el fondo, la propia realidad emocional y cognitiva del escribiente, por tanto, es una excelente herramienta para conocerse y autoevaluarse. Si este proceso se ejecuta de manera concentrada y consciente, nos puede ayudar a reconocer distintas distorsiones cognitivas que redundan en afectaciones emocionales diversas y también a reconocer las estrategias decisionales disfuncionales que ponen en jaque nuestra realización y felicidad.  





Son muchísimas las investigaciones que demuestran la efectividad sanadora de escribir de forma consciente. Los estudios han demostrado que después de rutinas de escritura expresiva, mejoran los trastornos del estado de ánimo (Gortner, Rude, Pennebaker. 2006), se reducen los síntomas en los pacientes con cáncer (Milbury et al. 2014), mejora la salud psicofísica de personas que han sido víctimas de problemas coronarios (Manzoni, Castelnuovo, Molinari. 2011), sanan con mayor facilidad las heridas físicas (Koschwanez. 2013) y como si fuera poco, mejora la memoria (Klein, Boals. 2001) .

Vamos a los datos duros para demostrarlo:
  • Gortner, E; Rude, S; Pennebaker, J. (2006). Beneficios de la escritura expresiva en la reducción de la rumiación emocional y los síntomas depresivos (Benefits of Expressive Writing in Lowering Rumination and Depressive Symptoms). Esta investigación demostró que estudiantes universitarios con sintomatología depresiva, después de un programa de escritura expresiva, minimizaron significativamente sus síntomas:
    http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0005789406000487
  • Milbury, K. et al (2014). Estudio aleatorio y controlado de la escritura expresiva en pacientes con carcinoma en células renales (Randomized Controlled Trial of Expressive Writing for Patients With Renal Cell Carcinoma). Esta investigación demostró que la escritura expresiva puede reducir los síntomas relacionados con el cáncer y mejorar la función física en pacientes con carcinoma en células renales:
    http://jco.ascopubs.org/content/early/2014/01/21/JCO.2013.50.3532.abstract
  • Klein K, Boals A. (2001). La escritura expresiva puede aumentar la capacidad de memoria de trabajo (Expressive writing can increase working memory capacity). Esta investigación demostró que la escritura expresiva reduce el pensamiento intrusivo, minimizando con ello el impacto de las experiencias estresantes, liberando así recursos de la memoria de trabajo:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11561925
  • Koschwanez H. et al. (2013). La escritura expresiva y la cicatrización de heridas en los adultos mayores: un ensayo controlado aleatorio (Expressive writing and wound healing in older adults: a randomized controlled trial). Esta investigación demostró que pacientes con heridas generadas por una punción en el antebrazo, después de una rutina de escritura expresiva, tenían una mayor proporción de heridas totalmente regeneradas en el día 11 después de la punción, en comparación con un grupo de pacientes que no ejecutaron esa actividad escrituraria:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23804013


Asimismo, son muchas las investigaciones que demuestran el poder optimizador que tiene la escritura cuando se entrena caligráficamente, ya sea porque se programa o reprograma de acuerdo a un modelo gráfico funcional y flexible, todo lo cual redunda principalmente en el potenciamiento cognitivo del que escribe.

Veamos algunos ejemplos:

  • Feder, K; Majnemer, A (2007). Desarrollo de la escritura a mano, competencia e intervención (Handwriting development, competency, and intervention). Esta investigación demostró que los errores disgráficos de forma como las adiciones, supresiones y desajustes varios, predicen un desempeño deficiente en competencias lectoras y en matemáticas y que la competencia de escribir a mano no sólo es importante para el éxito académico en la edad escolar, sino una habilidad crítica en toda la edad adulta: http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1469-8749.2007.00312.x/pdf
  • Boussiakou, A. Al-Mozeini y E. C. Kalkani (2010). La escritura en las tareas asociadas con el desempeño estudiantil (Handwriting in homework associated with student performance). Esta investigación demostró que estudiantes universitarios con alto o buen rendimiento académico, desarrollan líneas rectas (trayectoria definida) y una  escritura con predominio de ejes verticales, en cambio, los de bajo o mal rendimiento, desarrollan líneas fluctuantes y su letra no mantiene la verticalidad en los ejes axiales: http://www.wiete.com.au/conferences/1st_wiete/14-02-Boussakou.pdf
  • Berninger, V (s/f). Escribir la materia para prevenir y tratar las discapacidades (The Write Stuff for preventing and treating disabilities). Las conclusiones de sus hallazgos, demuestran que los niños se benefician de la escritura y que ésta, compromete directamente al cerebro en el aprendizaje; que la letra ordenada, secuenciada, precisa y optimizada en forma, mejora la expresión y la capacidad para componer ideas complejas: http://www.ldanh.org/docs/writestuff.pdf


Estas interesantes demostraciones científicas, dejan de manifiesto que cuando se considera  a la escritura como una expresión a micro escala de lo que somos, sentimos y pensamos,  cumple un efecto sanador y optimizador, semejante al que ocurre cuando le decimos al mundo qué es lo que nos pasa y cómo pensamos mejorarlo. 

Para finalizar este artículo, te dejo unos consejos de la escritura expresiva neuroescritural, que tengo certeza te servirán:

Basado en: Korb, A (2015). The Upward Spiral. Using neuroscience to reverse the cause of depression, one small change at a time. Raincoast Books.

ESPECIALÍZATE EN NEUROESCRITURA DIAGNÓSTICA. SOLICITA INFORMACIÓN DEL PROGRAMA, VALORES Y CALENDARIO. MATRÍCULA ABIERTA 2019.




_______________________________
Bibliografía:

Aguilera, E (2011). Sistema Neuroescritural. Inie Editores, pp 79-84. Stgo. de Chile.


Boussiakou, A; Al-Mozeini, Kalkani, E (s/f). Handwriting in homework associated with student performance. 1st WIETE Annual Conference on Engineering and Technology Education. WIETE, Thailand. 

Feder, K; Majnemer, A (2007). Handwriting development, competency, and intervention. Developmental Medicine & Child Neurology Volume 49, Issue 4, pages 312–317.

Castaño, (2004). Leer y escribir desde la educación infantil y primaria. Ministerio de Educación y Ciencia, España.

Gortner, E; Rude, S; Pennebaker, J. (2006). Benefits of Expressive Writing in Lowering Rumination and Depressive Symptoms. Behavior Therapy, Volume 37, Issue 3, September, pages 292-303.

Klein K, Boals A. (2001). Expressive writing can increase working memory capacity. J Exp Psychol Gen. September, pages 520-33.

Koschwanez H. et al. (2013). Expressive writing and wound healing in older adults: a randomized controlled trial. Psychosom Med. Jul-Aug;75(6):581-90.

Manzoni, G; Castelnuovo, G; Molinari E (2011). The written-heart study (expressive writing for heart healing): rationale and design of a randomized controlled clinical trial of expressive writing in coronary patients referred to residential cardiac rehabilitation. Health Qual Life Outcomes. Jul 8;9:51.

Milbury, K. et al (2014). Randomized Controlled Trial of Expressive Writing for Patients With Renal Cell Carcinoma. JCO. Mar, pages 663-670.

Silverman, L. (s/f) Poor handwriting: A major cause of underachievement.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario